Índice de Competitividad de Ciudades: un resultado mediocre para Armenia

06/02/219

El sábado 2 de febrero de 2019 se presentó los resultados del Índice de Competitividad de Ciudades (ICC), elaborado por el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario. Este índice mide las mismas dimensiones que consideró el índice de Competitividad Departamental (ICD). En el primero Armenia ocupo el puesto 14, mientras que para el segundo Quindío ocupó el puesto 10, los dos entre 23 ciudades y departamentos. Estos índices son importantes porque permite potenciar fortalezas y pensar estrategias para superar debilidades.

El ICC asigna puntajes sobre 89 variables duras y clasifica en orden las ciudades de acuerdo con sus resultados. Para el presente análisis se utilizará la posición que ocupa Armenia entre las 23 ciudades por factores, pilares y variables. Los factores son tres: Condiciones Básicas donde Armenia ocupó el lugar 13 entre las 23 ciudades (13/23), Eficiencia (12/23) y Sofisticación e Innovación (13/23). Si agrupáramos las ciudades por su ranking, notaríamos que estar entre las primeras seis sería excelente, estar entre las siete y doce ciudades sería bueno, estar entre las 13 y 18 sería regular y entre las 19 y 23 es estar rezagado. En este contexto, los resultados por factores hacen pensar que Armenia tiene un desempeño regular.

Veamos cada factor. El factor de condiciones básicas reúne seis pilares. Pilar 1: Instituciones (4/23), Pilar 2: Infraestructura y Equipamiento (11/23), Pilar 3: Tamaño del Mercado (16/23), Educación Básica y Media (14/23), Pilar 5: Salud (13/23) y Pilar 6: Sostenibilidad Ambiental (21/23). Si bien hay fortalezas en las instituciones y la infraestructura, es notorio que Armenia está presentando problemas en dimensiones que tocan a la sociedad.

Listemos algunas de las variables del factor de Condiciones Básicas donde Armenia está regular y queda rezagada: Capacidad de ahorro (16/23), Tasa de homicidios (20/23), Tasa de hurtos (15/23), Eficiencia en los mecanismos alternos de justicia (23/23), Costo de la energía eléctrica (22/23), Número de ejemplares de biblioteca por ciudad (20/23), Tamaño del mercado interno(19/23), Cobertura neta pre-escolar (21/23), Cobertura neta educación primaria (22/23), Deserción escolar educación básica y media (21/23), Mortalidad por Anemia (16/23), Inversión pública en protección integral a primera infancia (16/23), Inversión en salud pública (16/23), Índice de erosión del suelo (21/23), Proporción de superficie cubierta de bosque (21/23), Proporción de áreas protegidas (23/23) y Tasa de afectación de desastres naturales (20/23). Ese ranking muestra que hay una situación crítica en variables claves de salud, educación, seguridad y medio ambiente. Note el lector que estas variables tienen un impacto social considerable porque afectan directamente a las clases menos favorecidas.

Las variables del segundo factor Eficiencia, se agrupan en dos pilares: Educación superior y capacitación (12/23) y Eficacia de los mercados (15/23). Algunas de las variables donde Armenia esta rezagada son: Calidad de los docentes de educación superior (18/23), Cobertura de las Instituciones de Educación Superior acreditadas en alta calidad (18/23), Facilidad para obtener permisos de construcción (20/23), Consultas y trámites en línea (20/23), Tasa Global de Participación del mercado laboral (15/23), Tasa de Desempleo (21/23), Brecha de participación laboral hombres-mujeres (21/23), Sub-empleo objetivo (19/23), Cobertura de establecimientos financieros (17/23). En esta sección se evidencia el efecto que tiene un tamaño de mercado reducido, en donde los indicadores de empleo no tienen el margen suficiente para una mejora estructural. Adicionalmente, se debe repensar el esquema de la educación superior.

Finalmente, el tercer factor Sofisticación e Innovación compuesto por dos pilares: Sofisticación e Innovación (19/23) e Innovación y dinámica empresarial (8/23). Algunas variables donde el desempeño es regular o nos quedamos rezagados son: Diversificación de mercados destino de las exportaciones (14/23), Diversificación de la canasta exportadora (21/23), Investigación de alta calidad (13/23), Tasa de natalidad empresarial neta (13/23) y Densidad empresarial (14/23). Este factor está muy relacionado con el anterior. Sin un mercado con una demanda fuerte, no hay incentivos a la innovación y el tejido empresarial es débil, con lo que la búsqueda de mercados internacionales se hace difícil. Es preciso trabajar por fortalecer el mercado interno que permita la creación de empresas sólidas que estén en capacidad de buscar mercados internacionales con una oferta amplia de la canasta exportadora. Es preciso que la ciudad sea manejada con un criterio gerencial, para rescatar a tiempo el potencial que tiene el Quindío y Armenia de dar a sus habitantes bienestar económico y social.

Juan Manuel Aristizábal (jma@analiticayeconometria.com)

Juan Carlos Vásquez (jcv@analiticayeconometria.com)